martes, 28 marzo 2017, actualizado a las 09:03 h.
Portada de la edición impresa de hoy

Opinión

Opinión 
Actualizada el 20/03 a las 12:55

El debate esperado

technorati delicious google meneame digg
Diez Minutos en todas las islas, gratis los domingos con Canarias7

Estadísticas

Esta noticia ha sido vista 788 veces.

Añadir a Mis artículos

Debe ser usuario registrado para añadir esta noticia a su selección.

Vote esta noticia

Rafael Álvarez Gil

Publicidad

Hacía tiempo que en el Parlamento regional no concurría una oposición tan coral: PSOE, Podemos, NC y –en cierta medida— PP. Esto lo hace más difícil, en términos parlamentarios, para Fernando Clavijo. Pero, no siendo menos, esta semana dará lugar el primer debate sobre el estado de la nacionalidad canaria tras la ruptura del pacto entre CC y PSOE. Por eso, está por ventilar quién acoge el rol de jefe de la oposición. Patricia Hernández pasa a la confrontación. Pero Podemos y, especialmente, el brío de Román Rodríguez también se harán valer. Nunca había estado todo tan confuso en la Cámara autonómica y desde la rareza de que todo, a su vez, está estancado. Clavijo (salvo el respaldo de ASG) está solo. Y espera por Asier Antona ahora que ha pasado el congreso regional de los populares.

Así las cosas, los que pasen por la tribuna de oradores medirán sus palabras para reflejar bien qué intenta cada uno: encarnar la labor de la oposición hasta 2019 (con la posibilidad por medio de presentar una moción de censura) o dejarse querer si en el Ejecutivo hay lugar para una alianza que despeje la gobernabilidad de Clavijo. Por supuesto, todo tiene un coste; no solo social sino dentro de cada formación. Y es que solo Antona ha zanjado ya este deber interno.

En las últimas semanas todas las discrepancias entre el Gobierno y la oposición han girado a cuenta de la sanidad. Bien mirado, sean las listas de espera o las facturas todavía por pagar, lo cierto es que hay descontento. Entre otras cosas, porque aún no se sabe si Canarias apostará por resolver esta problemática desde un cauce exclusivamente público o potenciando la derivación concertada. Con todo, para bien o para mal, lo que haya sido la gestión en sanidad desde 2015 hasta el divorcio político entre CC y PSOE, repercute en el balance político de Clavijo. Antes de la ruptura algunos se apuraron en relucir mediáticamente los aprietos de un saco sin fondo presupuestario como es sanidad (al igual que educación) sin reparar que le estaban haciendo daño (fuego amigo) al propio Clavijo. Ahora que ha habido cambio de titular en la Consejería, aún creen que esa es la solución sin sopesar que repercute en Clavijo.

La situación es la que es en clave nacional: a poco que se tercien las cosas Mariano Rajoy optará por disolver las Cortes Generales y convocar elecciones. ¿Qué pretendemos en Canarias para una época de incertidumbre política? La sociedad isleña padece una elevada tasa de desempleo, desigualdad estructural, bajos salarios, carestía de la cesta de la compra y dependencia exterior de su tejido productivo. Y, en breve, habrá que encarar los efectos del brexit. Esperemos, por aquello del interés general, que el debate esté a la altura de las circunstancias.